Fundación Osoji

No tienen cafeterías ni comedores

Antes de que sea año nuevo en Japón existe un momento que se lleva a cabo en todo el país, el momento Osoji. Se trata que todos limpien la casa, la oficina o el departamento y así poder empezar bien el año, es como un ritual para limpiar el alma. Esto mismo se hace presente en los colegios de la ciudad. Tienen clases en las mañanas y en la tarde limpian las salas de clases, los baños, los vidrios, etcétera. Análogamente no tienen cafeterías ni comedores, los estudiantes comen en las aulas, sirven ellos mismos la comida y luego limpian todo.

Los japoneses reflejan esto en todo el mundo

Esto es un reflejo de que allá no sólo estudian las materias, también aprenden a ser ciudadanos más conscientes, tener más responsabilidades y lo llevan a cabo en todas partes ya que están orgullosos de lo que hacen. Un reflejo de esto es el mundial de fútbol Brasil 2014 donde los japoneses llamaron la atención al limpiar las gradas durante los juegos, algo que es muy impactante para cualquier persona que está viendo alguna actividad y se encuentra preocupada sólo de disfrutar, bueno ellos disfrutan y son responsables.

¿Cómo tener un momento Osoji incluido en Chile?

De este país y su cultura nos basamos en el nombre de la empresa. Somos una empresa de excelencia que además de ofrecer un servicio de calidad estamos implementando “La Fundación Osoji”, la que tiene el objetivo de formar conciencia en los colegios de Santiago entregándoles robots a las profesoras y profesores para que un día a la semana asignen uno o un par de alumnos a que limpien las ventanas y así tener un momento de cultura japonesa incluida en Chile, haciendo cosas extra programáticas muy enriquecedoras, donde el profesor o la profesora puede compartir con ellos lo hermoso que se lleva a cabo en el otro extremo del planeta, les explique lo que pasa en otras culturas y así entregarles conocimientos de una forma mas didáctica.

¿Cómo aplicar esto al estudio de los alumnos?

Primero capacitaremos a la profesora o profesor para que sepa como usar el robot. Mi recomendación es que tengan siempre a mano el control remoto, ya que podría ser complicado que alguien saque el brazo afuera de la ventana y se ensucie o se pueda caer tratando de ponerlo a andar. Que enciendan en robot y echen buena cantidad de limpia vidrios a las mopas, que hagan una pasada así, que cambien las mopas o las den vuelta y repasen pero con menos limpia vidrios en ellas. Con esto debería quedar listo el vidrio y no debería llevar tanto rato, aparte de darle el tiempo suficiente para que puedan introducir el tema del día y comenzar a desarrollar las actividades. A continuación sólo queda explicar la participación del curso.

Se podrá hacer una exposición, se podrán ver las normas de seguridad, se hará lo que ellos quieran

Acá participarían todos los alumnos escuchando, aprendiendo como usar el robot y haciendo preguntas. La primera vez podrán escuchar sobre la cultura japonesa que les expondrá la profesora o profesor, mas adelante el alumno o la alumna que esté ocupando el robot le hará a todo el curso una exposición sobre algo que haya aprendido de otra cultura (previamente investigado en su casa), también podrán comentar entre las normas de seguridad que existen en distintos lugares, la diferencia entre la seguridad de un bus y un avión siendo que el ambiente al viajar es similar, etcétera. Ellos tendrán sus momentos culturales donde los alumnos podrán aprender, motivarse por obtener mas conocimientos sobre otros países y culturizarse.

Por lo expuesto anteriormente, creemos que esto es algo inclusivo acá en Chile y que podría enriquecer a muchos niños. Esto podría tener un impacto importante también en colegios más vulnerables, motivando a los estudiantes para que estudien, puedan llegar a hacer cosas como robots que limpian ventanas y despierten su apetito por el estudio.